Inicio / Nación / Encuentran a joven indígena sin vida y con signos de tortura en Putumayo

Encuentran a joven indígena sin vida y con signos de tortura en Putumayo

Al parecer, la joven había sido reportada como desaparecida desde hace una semana.

Consternados se encuentran los habitantes del municipio de Puerto Leguízamo, en el departamento de Putumayo, por el hallazgo del cuerpo sin vida de una joven indígena, de 16 años de edad, quien al parecer en días anteriores había sido reportada como desaparecida.

Las autoridades informaron que el cuerpo de la menor se encontró en un lote dentro de una institución educativa de la localidad, en avanzado estado de descomposición y con aparentes signos de tortura.

El coronel Francisco Gelvez, comandante de la Policía en Putumayo, indicó que la comunidad los alertó sobre la presencia de un cuerpo sin vida en las instalaciones del colegio, debido a que en la zona habían aves de rapiña. Al ingresar al lugar se encontró el cadáver de la menor de edad.

“Somos advertidos por la comunidad, debido a que las aves advierten que hay algo sobre ese tema. El cuadrante llega e ingresa a un colegio y observa en la parte de abajo, en un precipicio, un cuerpo sin vida de género femenino”, expresó el coronel Gelvez.

Una vez se conoció el caso, las autoridades iniciaron las investigaciones para establecer las causas del fallecimiento de la joven indígena y cómo el cuerpo llegó al plantel educativo, ya que actualmente el sitio se encuentra cerrado y con permanente vigilancia.

“Se hace la inspección técnica y estamos a espera a ver qué fue lo que pasó realmente, toda vez que allí hay un vigilante las 24 horas del día. Vamos a ver si fue un accidente, si fue una muerte violenta o accidental. En este momento estamos en investigación”, agregó el oficial.

El cadáver fue trasladado a las instalaciones de Medicina Legal para determinar las causas puntuales del fallecimiento de la adolescente.

Los habitantes de Puerto Leguízamo piden a las autoridades esclarecer el caso y que este no quede en la impunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *